Shane Miller compró un boleto de la lotería la semana pasada en un 7-Eleven en Ridge Road en Port Richey, Florida, donde vive. El joven eligió cobrar los 282 millones de dólares que le corresponden de una sola vez, en lugar de hacerlo en cuotas mensuales.