Muñequitas de papel

3

Mariquitas de papel eran el objeto de colección para las niñas nacidas en los años 70 y 80, eran unas muñecas de papel que marcaron la época dorada de mi infancia.

Libros recortables que se vendían por hojas separadas y las niñas vivíamos atrapadas en ese mundo de fantasía. Una muñequita de papel era como la Barbie de la barriada. ¡Que recuerdos tan bellos de inocencia!.

El problema que tenía las hermosas muñequitas era que si el viento soplaba fuerte se iban volando y un poco de lluvia las arruinaba para siempre. Todas las hermosas ropas recortadas se volvían papel mojado e inservible.

A pesar de poseer juguetes frágiles éramos niñas poderosas, en mis tiempos las arenas de la humillación se convertían en abono de fertilización para la producción. Las mujeres hacían caminatas para ahorrarse dos o tres centavos y hacer la compra de las viandas y víveres del mercado.

Éramos chicas superpoderosas, sin capa ni traje, para la temporada navideña acompañábamos a nuestras madres a la pollera y comprábamos la carne viva, o sea matábamos los pollos y lo desplumábamos en los patios traseros de las casas. Pensar que lo que se ahorraba era una suma ridícula e insignificante, pero era un tipo de desafío.

Mi hija de seis años vio un anafe y me preguntó: ¿Qué es eso tan extraño?, una estufa le contesté y se hizo a las carcajadas con un ¡Mentira!. Por más que le expliqué movía la cabeza incrédula, pero dos años más que ella yo prendía los fogones, descubrí pequeña que poseías manos que era para usarlas, no tan sólo para usar un reloj barato de plástico que no daba la hora, sino que podía hacer multitudes de cosas con mis poderosas manos pequeñas.

Nos enseñaron que nadie iba a la universidad sin antes aprender las materias básicas de la vida, cocinar, lavar la ropa a mano, fregar, planchar, limpiar los pisos y lavar los platos. Estas materias estaban por encima de cualquier profesión, lo demás era paja de coco decía mi abuela Justa, mientras mi abuela Isabel decía: esas cosas las encomendó Dios a las mujeres.

Hoy vivimos en una generación de azúcar, generación de ñocas, mancas, generación de niñas blandeques, las uñas postizas nos han producido un daño, ya las mujeres ni se bañan bien, imposible que laven la loza de la cocina o limpien el baño.

Hemos creado princesas rosadas y no guerreras armadas, cuando salgan de casa sin la protección de papi y mami veremos de que están hechas si de papel o de cartón.

Fuera de casa sabremos si tenemos jovencitas pensantes, o serán Caperucitas Rojas devoradas por el lobo feroz en el bosque de la vida. Melenas con extensiones y cabezas vacías. Hoy son mujeres de uñas postizas llenas de siliconas pero sin una neurona en la cabeza. Muñecas desinflables que si le quitas el tapón de la comodidad se le sale el aire de seguir luchando, muñequitas de papel son las mujeres de 15 a 25, que no saben hacer nada en la casa, y como dice el viejo refrán: quien nada sabe nada vale.

Escrito por Jenny Matos.

 

3 COMENTARIOS

  1. Así mismo es, soy una bebé no llego tan lejos a los 70 y 80 jajaj pero si gracias a Dios mi infancia fue así y mis padres nos criaron con valores y principios que estaré el resto de mi vida agradecida

  2. Claro, no es por comparar pero realmente fuimos de una generación donde tal vez no tuvimos los mejores juguetes…pero son si, en experiencias vividas muy muy fuertes, que hoy nos han permitido ser chicas superpoderosas, con valores y principios que ahora en estos tiempos son muy difíciles de inculcar…pero no imposible. ..Dios siga añadiendo sabiduría a nuestra escritora Jenny Matos.

  3. La brecha generacional siempre estará presente, debemos tener en cuenta que nuestras niñas no viven en el mundo que nosotras vivimos, por eso es imposible educarlas igual, ese mundo ya no existe, es irreal, ellas tienen batallas diferentes a las que tuvimos que lidiar, sus leones son distintos, por eso las armas que deben usar serán distintas. Lo importante es que ellas sepan que no están solas, que tienen apoyo para seguir viviendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here