A Dios orando y con mazo dando  

0

Lamentablemente no tenemos el poder de controlarlo todo, del cielo nos caerán grandes desafíos y del mismo cielo deben venir las soluciones a las situaciones más caóticas y desgarradoras de la vida.

Esas situaciones que arrojan un cubetazo de agua fría al estado anímico, dejándonos varados en un estanque helado, inerte e indeciso. De quien mucho se espera mucho se le exige, si eres una persona prometedora, comprometida contigo misma, con Dios, la familia, un proyecto o sueño, llegaran situaciones que detracten esos anhelos de crecimiento y prosperidad.

Afortunadamente el cielo también manda sus recursos para combatir todos los males, la fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. Aunque no se vea nada debes seguir creyendo, todo lo que cabe en tu mente cabe en tu mundo. Ningún tesoro será tan profundo si existe un loco que tenga una pala y cave son ansias, hasta desenterrar el cofre del preciado tesoro, los diamantes se producen en las profundidades y las perlas de una herida sanada con baba de molusco.

Orar a Dios por cada sueño, meta y proyecto, tener confianza en las cosas que haces. Lo que creas se convertirán en la realidad imperante, siempre y cuando no desperdicies un instante en renunciar a lo que te has propuesto. ¡Pero por supuesto!, «Orando y con el mazo dando.» La fe es un mazo poderoso que arranca del cielo los milagros, así que debes insistir en provocar lo que será tuyo, dejando salir el gusanillo del capullo.

Todo mazo poderoso servirá para machacar los escollos del camino, el que tiene destino debe vivir confiado que las dificultades son escalera, para subir peldaño a peldaño, no hay daño para quien a Dios ha orado porque los que esperan en el Señor no serán avergonzados. Vive enamorado de un futuro mejor, aunque de vez en cuando recibas la cruel estocada de algún sinsabor.

Toda mazo de fe será golpeado por el mazo de la duda, la desconfianza de una situación determinada que indique el panorama arruinado. La fe no es pasividad, es arrojo y voluntad.  

La fidelidad de Dios ira del lado de la acera donde esté pavimentada con la acción, con la ejecución y no de la procrastinación.  Dios ama la acción y el movimiento, la fe sin obra será muerta, debes vivir alerta no se sabe de dónde viene la oportunidad, esas que son calvas y hay que agarrarlas por los cabellos. El principio de ejecución y el emprendedurismo debe ser parte de la porción de tu alimento y cuando estés sediento bebe fe y determinación.

Un emprendedor es alguien que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas. No importa que tan azaroso sea un proceso si quien lo está padeciendo le da carpeta a la vida. Los grandes triunfadores de la humanidad recibieron una vida dura, sin embargo no se enfocaron en lo azaroso de los vientos, ellos siguieron insistiendo sin esperar sacarse la lotería, fue esfuerzo y valentía que lo llevaron a la cumbre. No hay cenit de victoria si no persistes valientemente.

A Dios le agrada que seamos conquistadores y exploremos en las dificultades, hasta a los animales en cautiverio no se le pone la comida muy cerca, para no aniquilarlos, para poder empujarlos, para que no se enfermen, para que se vuelvan activos.

Una amiga de poco atractivo me confesó un secreto: —Caminé a los siete meses.  Sorprendida dije: —¡WoW! que aparato locomotor más poderoso. Entonces me explicó: —No, yo era muy fea, ni a mi madre le hice gracia y nunca me cargó, así que recogí mi desgracia y aprendí a caminar más temprano. ¡Ahora mi amiga es maratonista!.

Hebreos 11:6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Escrito por Jenny Matos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here