MI MAÑANERO, ¡Chicas! Somos un libro de mujer. Nos han juzgado por la portada, por la fachada, por nuestro peso sin leernos bien, las informaciones de los críticos han colado más que el contendido de nuestras páginas amarillas.

Te han dejado huellas dactilares de una censura, debajo de la lupa de una crítica cruel cuando te han hojeado con violencia. El brutal surco de un doblez partió una de tus páginas en dos. Olvidando desenrollar y dar por terminada la lectura.

Las manchas de café, que alguien por accidente tiró, quemándote con el vaho de la tinta negra. Has sido subrayada tantas veces con la punta del lápiz de un dedo acusador. Que las lágrimas te delatan, tu portada ha estado rota en infinidades. Te clavaron con una rosa con espina que se disecó en tu interior dejando humedades que agrietaron y borraron episodios del recital.

Dejada en una banca de cualquier parque del mundo, la lluvia empapó tu portada. Aumentando el grosor de tu contenido, en paginas arrugadas de preocupación pegadas unas de otras, totalmente inseparables.

No han sentido tu textura, no te supieron leer, no disfrutaron el olor rancio del perfume de tu narración. Pero en cada página que pasas, hay una hermosa historia con relieves, con matices y colores en la acuarela del atardecer de Dios.

No vivirás en el zafacón del olvido, Dios disfruta los versos de tu hermoso poema de mujer. Después de tantos intentos fallidos tu Padre saca un Premio Pulitzer a tu interior, de tu humedad, de las goteras internas, de las páginas rotas, los best-seller te los otorga Dios.

El Maestro pone acordes, sinfonía, pintarrajea con Su sangre esa vida tuya y la vida mía, El te escribe con su dedo.   Dejas de ser el librito de bolsillo para convertirte en una enciclopedia de sabiduría. Dios te dice hija mía, yo te hago un nuevo prólogo, te renuevo la portada y hago un nuevo lanzamiento de victoria, ya no escriben de ti los hombres, ni escribes tú, escribo yo con mis dedos de gloria. De un libro roto con rosa seca y marchita, pasamos a ser libreta de eclosión, el libro rojo de Dios con una rosa nueva de revelación, con musa e inspiración.

Escrito por Jenny Matos

Booking.com