La mente una terminal aérea muy peligrosa




La mente es un aeropuerto internacional muy peligroso, donde aterrizan muchos pensamientos diferentes. Cuando las personas descubren que tu mente es débil sin seguridad fronteriza, sin fortalezas poderosas, traerán aviones bombarderos e ilegales, con cargamento de drogas letales para envenenar tu corazón.

Cuando el terreno de tu mente es débil, cualquiera que le venga en gana sembrará semillas emocionales y crecerá la hiedra fuerte en el jardín de tus pensamientos, colgando inseguridades, traumas, heridas, ofensas, miedos, sinsabores, culpas, complejos y al final ataques de pánico.

Diestros descubridores de tus debilidades, piratas del alma, que con el garfio de las malas intenciones enganchan a los más vulnerables. Las naves enemigas del amor andan buscando una pista de aterrizaje forzoso en tu cerebro, con el fin de llevar el tráfico de información ilegal dañina para tus emociones.

Los pilotos furtivos tienen una base donde informan a otros iguales, donde no hay protección en su limítrofe. Esto hará tu vida maleable, totalmente débil a opiniones ajenas. Tú eres la encargada de la torre de control de tu vida, no permitas aterrizajes de pensamientos que vienen en aviones dañinos. Que vuelen sobre ti, pero que no encuentres pista de aterrizaje para gobernarte.

Si se los permites, todo esto forma un caos en tu interior, una guerra externa aérea, que al final trae una hecatombe que te pondrá en conflicto contigo misma, con los demás y por supuesto con Dios.

Los aviones invasores son fáciles de reconocer, por el ruido que hacen en tu cabeza.

Al tener tantos objetos voladores invasores en el espacio sideral de los pensamientos, estás dejando que sobre caliente el planeta de tus sentimientos y podrías colapsar de una depresión debido a la presión que ejercen sobre ti, al colmo de auto destruirte. Aprende a tener fortalezas internas que impidan que agentes externos te dañen la vegetación de la paz. Procura que se respire un aire sin ira, sin el contaminante del humo de intenciones externas.

Las fortalezas espirituales será tu mayor sistema de seguridad, de lo contrario serás presa fácil, para los cazadores furtivos de emociones.

Una mente envenenada podría ser el detonante para matarte el corazón. Nuestros pensamientos pueden hundirnos o salvarnos. La mente puede ser traicionera. Los pensamientos e ideas erróneas son como un caramelo envenado a la vida personal. Así que a sacudir las arenas de la preocupación, para que recibamos sosiego y vida a nuestra mente, y por tanto a nuestro cuerpo.

Somos los libros que leemos, los programas de televisión que vemos y nos parecemos a los amigos que tenemos. Dejar de alimentar tu hombre central de comida chatarra de mala información, te hará estar más atlético íntimamente, tomar el agua de buenas lecturas para mantenerte hidratado y oxigenados los pensamientos, hará qué el sistema renal espiritual y emocional fluya en tu ser.

De ahora en adelante a barrer con la escoba de la indiferencia todo lo que dañé tu mundo interior y a sacar todo y a todos lo que contaminen tu medio ambiente anímico.

Algunos comentarios son cómo mosquitos que zumban ruidos extraños en tu cabeza por las noches, cuando pretendes dormir y te roban la quietud. Asimismo son algunas palabras que en las noches vienen a ti importunando con sus recuerdos. Peor, los que pican con un comentario mordaz, casi nunca lo hacen solos, se asocian para atacar en grupo.

Los mosquitos son tan pequeños, pero tan ruidosos cuando están tan cerca. Es por eso que odian la lejanía, a la distancia no pueden atormentar ni chuparte la sangre. No sólo hacen cuido en tu cabeza, impidiendo que descanses en paz, ellos trasmiten fuertes enfermedades que te pueden matar.

Con los mosquitos y los aviones es lo mismo, no se debe tener piedad, son gigante disfrazados de enanos molestos, debes aplastarlos en tu manos o terminaran dejándote sin sangre y afiebrado.

A palabras mosquitos oídos Bayer. Debes demostrar que tus orejas están hechas de un poderoso insecticida, que matará cualquier cosa que se lance en esa dirección auditiva.

Poderoso repelente es la ignorancia, para proteger tu piel sentimental de esos insectos voladores. Pero de nada servirá si no limpias tu casa de todo tipo de aguas puercas.

De la misma manera el alma tuya, si permites que mosquitos molestos te intranquilicen dañaran tu vida espiritual. Ellos zumban palabras a tus oídos, debes proteger tu corazón. Elimina las charcas de aguas puercas de algunas conversaciones sin sentido, que no edifican nada sobre ti.

Es precisamente las aguas de Sodoma y el río de Egipto, que producen estos insectos molestos, no dejes que te transmitan la enfermedad febril del virus del Nilo. Martín Lutero citó: No puedes evitar que los pájaros vuelen sobre tu cabeza, pero si puedes evitar que hagan nido en ella.

Si en alguna ocasión se generó un aterrizaje forzoso, donde te sientas vejada por una acción de particulares, no les permitas perpetuar el daño. Saca cualquier pensamiento que pueda dañar tu interior y tíralo al zafacón. No vivas esclavizado, Dios te hizo libre, que los pensamientos no te encadenen, encadénalos tú a ellos. (2 Corintio 10:5 llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo).

Que tu forma de pensar no sea obediente y sumisa a chantajes de manipuladores, sólo a Dios y a todo lo que te enamore. A todo lo que te enamore de la vida plena, llena de esperanza y fe. No le permitas a nadie oscurecer tus días, produciendo un desbalance y falta de armonía.

Escrito por Jenny Matos

MI MAÑANERO

El periódico digital de todos. Con las noticias que marcan tus días.

Un comentario sobre “La mente una terminal aérea muy peligrosa

  • el 17 Agosto, 2017 a las 4:22 pm
    Permalink

    Nadie puede hacerte sentir mal,sin tu consentimiento , ningun avion debe aterrizar en tu aeropuerto, sin tu autorizacion… esa es la linea a seguir. somos la persona mas influenciable con la que hablaremos… cuidemos lo que nos decimos, y lo que dejamos que otros nos digan. buen articulo, Buena exhortacion.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *