Cuando se nos rompe el corazón

0

Todos y cada uno de nosotros en algún momento de nuestras vidas, hemos sentido nuestro corazón roto. Por alguna u otra situación y circunstancia que atravesamos, hemos vivido la terrible experiencia de sentirnos con el corazón hecho pedazos, a veces tanto,  que parece que jamás volvería a restaurarse, o curarse.

 

Cuando estamos pasando por esos momentos de pruebas y de dificultad, nuestro corazón se encoge de dolor y sufrimiento, parece que nunca vamos a encontrar una salida,  pero mucho menos el Bálsamo que va a curar nuestro herido corazón. Ese bálsamo mágico que nos cure las heridas de una forma tal, que ya aquello, aquel o aquella que un día nos las causó, ya no nos cause más dolor.

 

Es en ese preciso momento, en el cual tenemos nuestro corazón hecho trizas en nuestras manos, cuando debemos empezar a Creer, a tener FE. Esa Fe  para curarnos, para seguir adelante y confiar en que todo sucede para y por un propósito. Son en esos instantes en  los cuales nuestra alma se llena  de preguntas sin respuestas, es en ese preciso momento que debemos voltear nuestra mirada y confiar, SI, CONFIAR.

 

Confiar en El, en ese Ser Supremo, que llamamos Dios, en ese Ser  Supremo en el que todos decimos que creemos, pero que en el momento de la angustia  ye las pruebas desconfiamos.

 

Sólo Su Amor, Su Omnipotencia y Omnipresencia puede restaurar ese corazón herido.  CREERLE, poner nuestra Fe y confianza en Sus manos y El se encargará del resto. Solamente descansando nuestras cargas y situaciones en El, encontraremos la Paz que sobrepasa todo entendimiento.

 

Cuando estamos atravesando por esos valles de angustia, de dolor y de desesperación, es cuando mas necesitamos Creerle a El con todas nuestras  fuerzas  y  con toda la Fe de nuestro corazón; de esa manera saldremos airosos y sanados de estas situaciones tan amargas que ha muchos nos ha tocado vivir.

 

Es en esos momentos de angustia, desesperación y  soledad,  cuando El nos dice:

 

“No temas, porque Yo estoy contigo; no desmayes, porque Yo soy tu Dios que te esfuerzo, siempre te ayudare, siempre te sustentaré con la Diestra de mi justicia”

ISAIAS 41:10

 

Evelyn Corniell
Autora

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here